Cargando por primera vez, esto puede llevar unos segundos...

info@caminosantiago.com

VILLAMAYOR DE MONJARDÍN

Cuando Carlomagno, en su avance hacia el sur a través del Camino de Santiago, llegó a las proximidades del monte Garzini (Monjardín), supo que un caudillo navarro - Furro o Furré - quería plantearle batalla.

Antes de entrar en combate, Carlomagno pidió a Dios una señal que anunciara cuáles de sus soldados serían muertos en la refriega y, a su petición, el cielo respondió pintando en rojo una cruz sobre las armas de ciento cincuenta de los guerreros francos.

Compasivo como era el francés, los apartó de la liza dejándolos ocultos en el pabellón real. Vencidos y muertos, naturalmente, Furro y sus tres mil navarros, la hueste carolingia retornó al campamento, encontrando los cadáveres de los ciento cincuenta emplazados.

Extractos del libro "Curiosidades del Camino de Santiago". Autor.- Juan Ramón Corpas Mauleon. Editorial Edilesa.